Crear tours de avistamiento atractivos en Colombia

Crear tours de avistamiento atractivos en Colombia

En Colombia habitan 1.907 especies de aves (74 de ellas endémicas) es decir el  20% de todas las que existen en el mundo. Tal cantidad le ha merecido el puesto número uno en la lista de países con más diversidad de aves en el mundo y también le constituye en un destino atractivo para los avistadores.

Ofrecer un tour es fácil, pero que sea viable es mucho mejor. Acá una guía para entender el mundo de los avistadores y del avistamiento en Colombia. También el posible potencial de Iguaque como punto de observación de fauna y flora.

¿Cómo es el turista de avistamiento de aves?

Para el avistamiento de aves se han identificado los siguientes nichos de turistas de acuerdo con su nivel de interés.

Avistador Hardcore:

Turista con un alto interés por la actividad. Está dispuesto a viajar largas distancias para aumentar su “lista de vida”, invierte en los equipos necesarios. Tiene entre 40 y 70 años y se ve influenciado por recomendaciones, blogs, revistas especializadas y asociaciones.

Los resultados revelaron una edad promedio de 58 años, jubilados, la mayoría casados y habría completado un postgrado o título universitario.

– Alto poder adquisitivo.
– Mayor porcentaje femenino de participantes (68%)
– 91% de los visitantes norteamericanos.
– No toleran observadores poco experimentados.
– No les interesan otras actividades durante su viaje.
– Esperan un nivel moderado de acomodación y confort en su viaje.
– Los jubilados son, en su mayoría, los grupos con mayor interés.
– Son conocedores, saben lo qué quieren ver y lo buscan.
– El viajero experimentado tiene una lista de las aves que quiere ver.
– Cuenta con equipos especializados (profesionales) para el registro fotográfico.

Avistadores medianamente especializados:

Tienen entre 50 y 70 años, ingresos medios y altos. Llevan consigo equipos fotográficos semiprofesionales para la observación de aves, disfrutan del contacto con la naturaleza, demandan alojamiento y comida de muy alta calidad. Exigen el acompañamiento de guías especializados para que los orienten en el tema, les agrada aprender de los guías y buscan profundizar basados en la experiencia de otros.

Aficionados aviturismo:

Su equipo fotográfico es básico, su satisfacción proviene de la interacción con la naturaleza, complementan el avistamiento con actividades de aventura o ecoturismo, eligen sitios donde la adrenalina y la experiencia de contacto con la naturaleza sea placentera, prefieren lugares reconocidos y se basan en la experiencia de los guías, optan por tours cortos.

Si va a diseñar un tour y no se encuentra en uno de los departamentos reconocidos por su avifuana como el Putumayo, puede valerse de algún ave endémica que no se pueda ver en ningún otro lugar o enfocar la oferta a un perfil de avistador diferente. Tenga en cuenta que el pajarero menos experimentado disfruta más del ecosistema que acompaña el hábitat del ave.

Crear un tour atractivo y viable

1. A mayor número de especies, más atractivo el destino: Cree una lista con las aves que el turista va a poder ver, la temporada y también haga énfasis en aquellas endémicas que encontrará.

2. Cuente con guías especializados locales: Cuente con guías que conozcan la zona y sus senderos, tenga información precisa sobre aves, que pueda encontrar las endémicas, amenazadas o de interés.

3. Explore el territorio: Determine qué tipo de aves se pueden avistar en los destinos, verifique la información con guías locales, en lo posible tómeles fotografías. El tour no está completo hasta que los turistas vean las aves prometidas.

4. Promoción: Tenga publicidad llamativa donde muestre qué tipo de avifauna van a encontrar, participe en ferias especializadas, además de su inclusión en catálogos internacionales y acciones digitales.

5. Arme el paquete: Establezca alianzas, el plan debe incluir transporte a la zona, alimentación y hospedaje.

6. Organice grupos pequeños:Se recomienda no más de 8 ó 10 personas.

7. Ofrezca accesos fáciles: Evite en la medida de lo posible caminatas muy largas y con terrenos difíciles de recorrer.

8. Dé un parte de tranquilidad: Es importante decirle a los extranjeros que pueden viajar a las zonas de avistamiento sin problemas.

9. Herramientas imprecindibles: Binoculares y una guía con todas las aves del país; por ejemplo la Guía de aves de Colombia de Proaves, o la Guía de campo de Aves de Colombia de Miles McMullan.

10.Complementos relevantes: Transporte cómodo, listas de aves, mapas de senderos, información en página web sobre la cultura, artesanías y souvernires son un plus.

Actividades complementarias al avistamiento

La gente observa aves por diferentes motivos dependiendo de sus intereses, caminar por los senderos de la zona rural, ver fascinantes paisajes, admirar las imponentes aves, como método de relajación y bienestar. Un turista aficionado complementa su excursión con actividades de apreciación y conocimiento de la naturaleza como puede ser:

1. Observación de Ecosistemas
3. Observación de Fauna y/o Flora
4. Observación de fenómenos y atractivos Especiales de la Naturaleza
5. Observación de fósiles
6. Observación geológica
7. Observación sideral
8. Safari fotográfico
9. Senderismo interpretativo
10. Deportes extremos

Aves que se pueden encontrar en Iguaque

Fuente: Parques Naturales de Colombia / Iguaque

Parques Nacionales Naturales publicó dos libros con 36 fotografías de los pájaros más representativos de los santuarios de fauna y flora de Iguaque, Boyacá, y Los Flamencos, La Guajira, dos lugares emblemáticos para aquellos que son felices manteniendo la cabeza levantada y los ojos y oídos alertas para los pájaros.

En Iguaque, aparece el abanico cariblanco, Golden-fronted Whitestart, un pájaro de 14 centímetros, endémico, cuya cola negra y larga lo diferencia de otras especies de su género.

Especies de aves en Iguaque

Entre las aves se pueden identificar especies que habitan los parajes abiertos y secos, las aves que frecuentan los páramos y aquellas aves que habitan los bosques de Iguaque:

 

Entre el grupo de las aves habitantes
de los lugares abiertos sobresale:

-La tiránida (Muscisaxicola maculirostris nicefori).
-La paloma o pichona (Zenaida auriculata pentheria).
-La llanerita (Eremophila alpestris peregrina).

Entre las aves que habitan estos mismos
parajes abiertos, junto con los páramos, se destacan:

-Cuatro especies de silga o chisga (Carduelos spinescens spinescens, Catamenia analis schistaceifrons, Catamenia homochroa y Sicalis luteola bogotensis).
-En los páramos además se encuentran las caicas (Gallinago nobilis), las cuales alcanzan una longitud de 30 cm y tienen el pico relativamente largo.

Las aves del bosque incluyen:

-Los currucuyes (Otus choliba).
-Las pavas guacharacas (Penélope montagni montagni).
-Los dormilones (Caprimulgus longirostris ruficervix).
-Los yátaros (Aulacorhynchus prasinus albivitta).
-También se encuentran carboneritos (Diglosia humeralis), varias especies de azulejo (Thraupis spp., Tangara spp., Buthraupis spp., etc.) y tominejos, como Acestrura mulsanti, especie de colibrí de colores verdes con plumas blancas en el abdomen y el pecho.

En el área protegida:

-Tres especies de pájaro carpintero (Piculus rivolii rivolii, Veniliornis fumigatus y Melanerpes formicivorus flavigula).

 

Los grandes tesoros del avistamiento en Colombia

En Colombia existen más de 116 áreas IBA (Importan Bird Areas), que cubren más del 7% del territorio nacional. Las cinco regiones  –Amazonía, Orinoquía, Andina, Pacífica y Caribe- forman un paisaje especial, con variedad de ecosistemas que hospedan una avifauna única.

Los departamentos más atractivos, por la cantidad de aves que se pueden observar por día, son los del Eje Cafetero: Caldas, Quindío y Risaralda, con una cantidad aproximada de 1.000 especies.

Solo en la Sierra Nevada de Santa Marta, un territorio de 17.000 kilómetros cuadrados, existen 635 especies. Los periquitos, colibríes, hojarasqueros, gralarias, tapaculos, atrapamoscas, reinitas y tangaras de montaña son algunas.

En la región Andina hay también gran diversidad –más de 800 especies–, como la polla de agua de Bogotá, el hojarasquero y el cucarachero. En Soatá, Boyacá, hay endémicas como el mochilero o arrendajo de montaña, el colibrí, el atrapamoscas y el cucarachero.

Les siguen el cañón del río Alicante, Magdalena Medio, el Parque Nacional Natural Katíos, Chocó y Antioquia, el Parque Nacional Natural Utria, en la costa Pacífica.

A muchos les puede parecer extraño esta aficción exótica o singular, pero los que empiezan a apreciar las sngularidades de cada ave, sus costumbres y sus increibles colores no vuelven a ver el cielo de la misma manera.

Descargar guía del Programa Paisajes de Conservación

Compartir:

Leave a Reply

Your email address will not be published.